Cuando al equipo le dan igual los resultados

Uno de los mayores fallos de los equipos es la tendencia de sus miembros a poner cualquier otra cosa por delante del objetivo y los resultados del grupo.

Los miembros de un equipo funcional estarán dispuestos a hacer sacrificios puntuales a nivel individual en beneficio del grupo, saben que si se enfocan en logar la misión de la empresa, y los objetivos generales, a la larga, cada uno de los individuos saldrá beneficiado.Según Patrick Lencioni un equipo disfuncional pondrá por delante del logro de los objetivos:

  • El estatus del equipo. Algunas personas, lo único que necesitan para sentirse satisfechas es saber que pertenecen a un equipo. Le parecerá muy bueno que el equipo logre cosas y obtenga resultados, y siempre deseará su bien, pero no está dispuesto a hacer esfuerzos para lograrlo. Un ejemplo claro: Sería una persona que pertenece a una ONG, tiene la credencial y aparece en la lista de socios, pero jamás hace nada para apoyar a la causa. Para ellos el éxito va asociado al nombre del equipo.
  • El estatus individual. Para muchos, al entrar a una empresa, lo primero que se preguntan es: ¿Que hay para mi aquí? ¿Cuanto voy a cobrar? ¿Cuales son mis posibilidades de crecimiento? Y entran a formar parte de un equipo que van a utilizar únicamente para cumplir con sus propios intereses y su propio desarrollo, olvidando los objetivos y metas del equipo.

Un verdadero equipo tiene muy clara las siguientes prioridades: La misión va primero, después los intereses del equipo, las necesidades individuales al final. Blair Singer.

¿Que puedo hacer si mi equipo sufre de esta disfunción?

  1. Para empezar puedes animar a tu equipo a que hagan una declaración pública de resultados. Los equipos dispuestos a comprometerse públicamente a resultados específicos tienen infinitas mas posibilidades de lograrlos que aquellos que dicen “Lo haremos lo mejor que podamos”.
  2. Establece un sistema de recompensas basadas en los resultados. Sin embargo esta medida debería combinarse con otras, ya que se corre el riesgo de que se asuma que la motivación financiera es lo único que motiva la conducta. Esta medida es adecuada para evitar caer en la conducta paternalista de algunas empresas que valoran el “esfuerzo” por encima de los resultados.
  3. Muestra las consecuencias de la mediocridad.  Tu responsabilidad como líder pasa por asegurarte de que todos tienen claridad sobre lo que están haciendo y por qué. Joseph Grenny afirma que “La mediocridad normalmente es la evidencia de la desconexión entre el trabajo que alguien hace y las consecuencias de esa mediocridad.” En otras palabras ¿Cuáles son las consecuencias de hacer mal tu trabajo?
  4. Adopta medidas de control que tengan sentido. La mediocridad a menudo aparece ante el exceso de medidas o cuando estas son confusas.
  5. Anima a tu equipo a echar mano de la RESPONSABILIDAD entendida como RENDIMIENTO DE CUENTAS. Joseph Grenny descubrió en un estudio que:
    •  En los equipos más débiles no existe la responsabilidad o rendimiento de cuentas.
    • En los equipos mediocres, los jefes son la fuente de control y rendimiento de cuentas.
    • En los equipos de alto rendimiento son los mismos integrantes los que se encargan de llevar el control del rendimimento y los encargados de resolver  cualquier problema relacionado con este.

     

    6. Toma el control. Mantener altos estándares de rendimiento en los equipos requiere de un seguimiento constante. Habrá ocasiones en las que tú como líder tendrás que hacer sacrificios para defender ese estándar. Joseph Grenny da tres ejemplos de esta toma de control:elefante

    • Cuando hay un elefante en la habitación. Sobre todo si nadie mas habla de él. Si alguna iniciativa de la empresa por ejemplo está condenada al fracaso y tú estás consciente de esto, tu equipo estará observándote para ver si tienes la integridad y la valentía para señalarlo.
    • Cuando tu jefe directo está incumpliendo compromisos que son fundamentales para el éxito de tu equipo de trabajo. Todos los ojos estarán puestos sobre ti para ver como gestionas esta situación..
    • Cuando un elemento de tu equipo constantemente genera resultados mediocres y se está convirtiendo en un lastre para los demás. La manera en que gestiones esta situación indicará a tu equipo si lograr grandes resultados está entre tus prioridades. Si te da miedo enfrentar esta situación, no solo estarás perpetuando la mediocridad de esta persona sino que además estarás enviando al resto un mensaje muy fuerte sobre tus valores.

    Cuando llevas a un equipo a un entorno de alto rendimientos, los estás introduciendo en un lugar de estrés, donde deben sobrepasar límites, y donde existe la incertidumbre y el conflicto. Algunas personas de tu equipo tratarán de mantenerse seguros señalando todas tus incongruencias al manejar este tipo de situaciones difíciles como excusa para mantenerse en su zona de confort.

     

     

    La disfunción de la baja atención a los resultados y el bajo rendimiento es mucho más fácil de solucionar si primero haces un trabajo interno de búsqueda de la excelencia.  Estas seis medidas te ayudarán poco a poco a generar el cambio en las expectativas de tu equipo y a obtener mejores resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *