Mi equipo no asume responsabilidades

avestruz cabeza escondida

Antes de seguir avanzando ¿Qué es la RESPONSABILIDAD?. En el ámbito de los negocios y el trabajo está relacionada con la palabra inglesa “accountability”, que significa rendir cuentas.

Entendemos como responsabilidad la capacidad que tienen los miembros de un equipo de exigir y exigirse cuentas sobre su desempeño y conductas que pueden perjudicar al equipo.Cuando un equipo evita pedir responsabilidades es simplemente ¡porque se siente incómodo haciéndolo!  Vivimos en una cultura a la que no le gusta la confrontación, y llamar la atención nos supone un enorme reto. Y si la persona a la que tenemos que llamar la atención es alguien cercano todavía es mas difícil. No queremos dañar la relación ¿verdad?

Irónicamente, evitar esta confrontación, a la larga hace que la relación se deteriore, ya que el hecho de que alguien no esté a la altura, cometa errores o perjudique al resto terminará generando resentimiento. Y este resentimiento explotará como una bomba cuando menos te lo esperes.

¿Cómo puedo ayudar a mi equipo a que se sienta cómodo pidiendo responsabilidades?

Patrick Lencioni sugiere estas estrategias:

  • Asegúrate de que todos en tu equipo saben qué se espera de ellos. Aclara públicamente cual es el objetivo como equipo y qué se espera que cada uno de los miembros haga. Incluso si quedó claro en un inicio, recuérdaselo periódicamente para que no se les olviden o caigan en la tentación de ignorarlos.
  • Haz revisiones periódicas. Ten juntas constantes para revisar los avances y abre el espacio para que todos en el equipo puedan dar su opinión sobre su rendimiento y el de los demás. No supongas que lo van a hacer por propia iniciativa. Recuerda que no es sencillo, así que probablemente tratarán de evitarlo.
  • Recompensa al equipo no al individuo. Si creas una cultura de rendimiento en equipo puede ser más fácil que se atrevan a pedir responsabilidades. A ningún grupo le gusta fracasar porque alguien no se está empleando a fondo. De igual manera este estilo de recompensa puede favorecer la cooperación entre ellos, ya que si alguien tiene dificultades, el resto le echará la mano por el beneficio del grupo.

Tu papel como líder será alentar al grupo a que se llamen la atención de una forma constructiva.

En muchos equipos de trabajo el líder se convierte en policía y única fuente de disciplina, y esto puede hacer que los integrantes del equipo sientan miedo a la hora de reconocer sus errores.

Comienza por ti. Si eres tu quien rompe un compromiso o comete un error permite y alienta que te llamen la atención. Recuérdales que la fuente de disciplina está en el grupo, no en el líder.

Sin embargo, debes estar dispuesto  a que, en las contadas ocasiones en las que sea necesario, tendrás que intervenir y ser el árbitro de la disciplina si el equipo falla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *